Retoma tus hábitos de estilo de vida saludable después de vacaciones

Durante las vacaciones y fiestas de fin de año, es posible que se olviden nuestros hábitos debido al aumento de las actividades sociales y recreativas que estas fechas implican, sin embargo, es fundamental retomarlos una vez se ha finalizado la temporada. Para esto, es importante tener unas metas reales y retomar los hábitos de manera gradual, en lugar de realizarlos de manera estricta, ya que esto aumenta el riesgo de lesiones físicas o el deterioro de nuestra salud mental.

A continuación, te damos unas recomendaciones para retomar tu estilo de vida saludable después de las vacaciones:

Mantén una actitud positiva: ten en cuenta que vienes de una época de descanso y se requiere de un periodo de adaptación a las actividades habituales. Este es el momento ideal para dar inicios a nuevos proyectos.

Retoma horarios de sueño: como los horarios de descanso durante esta época no fueron los adecuados, lo mejor es que recuperes la rutina de sueño para que el cuerpo pueda recuperarse.

Retoma las actividades laborales con calma: intenta ponerte al día en las labores no realizadas durante la época vacacional, de manera gradual. Lo mejor es planearlas de manera organizada, así que te recomendamos evaluar las actividades que requieren una solución pronta y continuar después con aquellas que requieren de un mayor esfuerzo y planeación. También es buena idea aprovechar y realizar una jornada de limpieza en el sitio de trabajo, así como evitar terminar todas las tareas en un solo día. Hacerlo de forma planeada nos volverá más productivos.

Disminuye el consumo de comida chatarra y de alcohol: estos productos favorecen el aumento de peso y el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, por lo que debes reducirlos o eliminar su consumo. Es recomendable consumir frutas en las primeras horas del día, así como verduras, pollo, pescado, huevos y lácteos descremados. También debes elegir alimentos ricos en fibra para evitar problemas intestinales.

Respeta los tiempos de comida establecidos: retomar las actividades habituales requiere planear algunas actividades básicas como cocinar. Trata de dejar preparados tus alimentos de manera previa o elige recetas sencillas y rápidas.

Vuelve a la rutina de ejercicios: inicia con sesiones cortas y ve aumentando progresivamente. Es muy útil hacerlo en compañía de alguien más para que te sientas más motivado. No olvides la sesión de calentamiento antes de iniciar las rutinas. En caso de no practicar algún deporte puedes iniciar con caminatas en el parque, subir y bajar escaleras en la vivienda o en el trabajo. Tu cuerpo te lo agradecerá.

Bebe suficiente cantidad de agua: además de ayudar a eliminar las toxinas de tu cuerpo, mantiene la hidratación de manera económica y no tiene aporte calórico. Limita el consumo de bebidas azucaradas y alcohólicas.

Planifica actividades diferentes a las laborales: el iniciar un año no implica que todo se limite a actividades laborales, por lo que es importante planear descansos o visitas a lugares cercanos, o familiares durante los fines de semana o días no laborales. Intenta hacer cosas que te gusten fuera de la oficina, aunque no tengas el mismo tiempo libre que tenías durante las vacaciones.

Martha Milena Cabrera
Química Farmacéutica