Diabetes tipo 1 y tipo 2: descubre cuáles son sus diferencias

La diabetes es una enfermedad metabólica caracterizada por la elevación del azúcar en la sangre que se asocia a complicaciones en riñones, ojos y nervios. La diabetes tipo 1 puede presentarse más que todo en niños y jóvenes, mientras que la de tipo 2 se presenta especialmente en adultos.

La Federación Internacional de Diabetes (IDF) define la diabetes como una enfermedad crónica, que ocurre cuando el páncreas no puede producir insulina para mantener la glucosa normal, o cuando el cuerpo no puede hacer buen uso de la insulina que produce.

¿Qué es la insulina?

La insulina es una hormona producida por el páncreas que actúa como llave, para ingresar la glucosa dentro de las células y generar energía. Todos los carbohidratos como las harinas, frutas y azúcares que consumes, se transforman en glucosa que pasa a la sangre. Si el páncreas no produce suficiente insulina o el cuerpo no puede metabolizar la glucosa, con el tiempo la glucosa en tu sangre va a elevarse, produciendo hiperglicemia o diabetes, que si no controlas bien pueden generar daños especialmente en los ojos, riñones y nervios.

Diabetes tipo 1

Antiguamente llamada diabetes juvenil o insulinodependiente, porque puede aparecer en adultos jóvenes y no existe dependencia a la insulina. Se presenta porque el cuerpo produce anticuerpos (defensas) que atacan el páncreas destruyendo las células productoras de insulina (células beta). Por lo tanto, la glucosa en la sangre sube y aparece la diabetes. Aunque puede surgir en cualquier edad, se desarrolla especialmente en niños o adultos jóvenes.

Síntomas

Se pueden presentar todos los síntomas al tiempo o solo algunos.

• Sed anormal o boca seca.
• Aumento de la frecuencia urinaria.
• Pérdida de energía o fatiga.
• Visión borrosa.
• Pérdida de peso.
• Hambre excesiva.
• Enuresis nocturna (te orinas en la cama).

Tratamiento

Todas las personas con esta condición deben tener una alimentación adecuada y hacer ejercicio de manera regular. Para este tipo de diabetes el único tratamiento que sirve es la insulina, pues de esta forma se reemplaza la que el cuerpo no produce.

Se utilizan dos insulinas. La lenta, de 24 horas de duración, que se inyecta una sola vez al día, subcutánea en la zona abdominal, y la rápida, de 4 horas de duración, que se coloca con cada comida. De esta manera se trata de asemejar lo que hace el cuerpo cuando no tiene diabetes.

Diabetes tipo 2

Se presenta especialmente en adultos, que en general son obesos, aunque en los últimos años se están viendo niños y jóvenes con esta condición. En este tipo de diabetes predomina una alteración en la utilización de la insulina, ya sea por resistencia o por un déficit en su producción. El diagnóstico generalmente es tardío por ausencia de síntomas, y se diagnostica cuando aparece una complicación médica o por un examen de orina o de sangre que lo detecta.

Síntomas

Se pueden presentar todos los síntomas al tiempo o solo algunos.

• Sed excesiva y boca seca.
• Orina frecuente y abundante.
• Perdida de energía y cansancio excesivo.
• Hormigueo y adormecimiento en manos y/o pies.
• Infecciones recurrentes por hongos en la piel.
• Mala cicatrización.
• Visión borrosa.

Tratamiento

La alimentación adecuada y el ejercicio regular son la base de este tratamiento. De hecho, puede ser controlada por mucho tiempo solo con esta estrategia. Si no se logra controlar con ejercicio y alimentación, se inicia un tratamiento con medicamentos especializados formulados por el médico.

Si no se logra manejar la diabetes tipo 2 a pesar de que la persona diagnosticada hace ejercicio, se alimenta bien y toma los medicamentos como le son formulados, el médico puede recomendarle un tratamiento con insulina. Esto no quiere decir que la persona esté muy grave o que se va a volver insulinodependiente, solamente que su cuerpo ha dejado de producir insulina y es necesario inyectarla.

Complicaciones diabetes tipo 1 y tipo 2

Las complicaciones de la diabetes en general son las mismas, lo que cambia es el tiempo en que se presentan. En la tipo 1 es usual que las complicaciones aparezcan después de que se presenta la enfermedad. En la tipo 2, pueden aparecer incluso al momento del diagnóstico.

Nefropatía diabética: se refiere al daño de los riñones a causa de la diabetes.

Retinopatía diabética: se refiere al daño de la retina del ojo, lo que puede llevar a la ceguera.

Neuropatía diabética: es el daño de los nervios, lo que ocasiona que las manos y/o pies se duerman o presenten algún tipo de hormigueo. También es una causa importante de dolor, calor en la planta de los pies, o sensación de pinchazos.

Otras complicaciones: pueden presentarse infecciones frecuentes, heridas que no sanan, úlceras en los pies y hasta amputaciones.

Recomendaciones

Si hay antecedentes familiares de diabetes, tienes sobrepeso o sufres de obesidad y presentas alguno de los síntomas descritos, tienes una muy alta probabilidad de presentar esta condición médica. Sigue las siguientes recomendaciones.

• Incrementa la actividad física y consume comida saludable sin azúcares y baja en harinas.

• No te automediques, recuerda siempre visitar y consultar a tu médico de confianza.

• Si ya tienes diabetes, sea de cualquier tipo, sigue las recomendaciones de tu médico de confianza o de un diabetólogo.

• Cuida tu alimentación, realiza ejercicio de manera regular y no descuides tu tratamiento.



Diego Holguín Lema
Médico Diabetólogo – Epidemiólogo clínico
RM 19427187