Llegan las vacaciones, ¡no le des descanso a tus medicamentos!

Todo tratamiento con medicamentos tiene un objetivo para tu salud, ya sea aliviarte o curarte cuando estás enfermo. Sin embargo, esto puede verse afectado por diversos factores como: olvidar la toma del medicamento, cambiar la dosis o la frecuencia establecida por el médico tratante o simplemente no completar el tiempo establecido.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la adherencia al tratamiento como el cumplimiento estricto del mismo. Es decir, tomar la medicación de acuerdo con la dosificación del programa prescrito, y persistir: tomar la medicación a lo largo del tiempo. Por tanto, un paciente cumplidor es adherente y con esto, se espera que logre mejores resultados para su salud.

Cuando se aproximan fechas importantes como las festividades decembrinas y los períodos de vacaciones, donde existen más posibilidades de no cumplir o en las que se olvida tomar el tratamiento, existen estrategias que pueden ayudar a mejorar tu cumplimiento:

1. Selecciona un método que te ayude a recordar el horario en el que debes tomar tus medicamentos:

Alarmas: programa tu reloj o tu celular para que generen una señal que te ayude a recordar la toma de tus medicamentos.

Llamadas telefónicas: coordina con un miembro de tu familia para que te llame y te recuerde la tomar del medicamento, en especial si eres olvidadizo o una persona de la tercera edad.

Asociación con actividades cotidianas: si asocias la toma de tu medicamento con actividades como el desayuno, el momento del baño o la hora de ir a dormir, podrás recordar más fácil la hora en la que debes hacerlo.Esta estrategia es muy útil en tratamientos a largo plazo (crónicos).

Construcción de listado informativo: Construye un listado en el que estén los medicamentos que debes tomar y la hora correspondiente. Ponlo en un lugar visible como la nevera o tu mesa de noche y procura mantener tus medicamentos bien organizados.

2. No olvides la importancia de tu tratamiento y tus medicamentos. Estar al tanto de esta información te ayudará a recordar para qué los necesitas y cómo te están ayudando:

Antibióticos: estos no deben suspenderse sino hasta culminar los días de tratamiento ordenados por tu médico tratante. Recuerda que las bacterias se vuelven resistentes, generando que a futuro no exista un tratamiento para curar las infecciones. Tu compromiso con estos medicamentos es más importante que las fiestas con alcohol y las restricciones de dieta para ciertos antibióticos.

Efecto de los tratamientos: la mayoría de los tratamientos pierden su efecto si no se siguen de manera estricta. También corres el riesgo de complicar tu salud.

• Si no planeas tener un bebé ten en cuenta que los anticonceptivos de planificación no se deben cambiar de horario y deben mantenerse siempre dentro de tu rutina.

• Los medicamentos para la hipertensión, diabetes, problemas de coagulación y en general todos los medicamentos crónicos, no deben suspenderse abruptamente. Esto puede empeorar la condición médica y requerir un cuidado médico no planeado.

3. Utiliza un pastillero y llévalo siempre contigo:

Utilizar sistemas personalizados de dosificación, que corresponden a los dispositivos de varios compartimentos donde se disponen los medicamentos, según horario o días de tratamiento, es muy buena opción. Estos dispositivos están especialmente diseñados para facilitar la toma correcta de los medicamentos según la pauta ordenada por el médico, y resultan ser muy útiles en casos como:

• Pacientes con dificultad de aprendizaje o de memoria.

• Pacientes con tratamientos de 3 o más medicamentos (polimedicados).

• Personas que no estén acompañadas por un familiar o cuidador de referencia.

• Personas que tengan toma de dosis en horarios irregulares.

• Pacientes de edad avanzada, olvidadizos o invidentes.


De igual forma es necesario recordar que resulta muy importante tener una buena comunicación con el médico tratante, dado que esto garantiza que recibas todo el conocimiento que requieres para que corrobores la información que has consultado o recibido.

Descansas saliendo de tu rutina, pero no olvides que tus medicamentos son un hábito importante para tu salud.

Francisco Palomino
Químico Farmacéutico